Procedimientos del tanatopractor para la preparación del difunto

procedimientos del tanatopractor para la preparación del difunto

La tanatopraxia es una disciplina que trata con personas fallecidas, y por lo tanto debe tener un orden riguroso y establecido de actuación para asegurar que el tratamiento del cadáver se realiza adecuadamente y con totales garantías de seguridad. Desde que el tanatopractor recibe el cuerpo del difunto, se deben seguir una serie de pasos.

¿Cuál es el proceso desde que el tanatopractor recibe el cadáver?

Identificación

Primeramente, el tanatopractor identifica el fallecido y comprueba que el cuerpo se trata de la persona en cuestión y no ha habido confusiones.

Lavado

La higiene mediante un lavado en profundidad es importante para eliminar la suciedad de la piel, y también se quita la ropa usada para deshacerse del olor.

Desinfección

Este paso es fundamental que lo aplique el tanatopractor, para evitar la descomposición rápida y natural del cuerpo y conseguir preservar el cuerpo en mejores condiciones por un mayor periodo de tiempo. Además, desinfectar el cuerpo previene de enfermedades que podrían contagiarse.

Taponamiento de boca y nariz, y sutura de boca

El tanatopractor aplica algodón y látex en los orificios para taponarlos y que no salga el olor. La boca también se sutura internamente para que los labios queden en posición natural y la boca cerrada.

Afeitado, peinado y vestimenta

Posteriormente, una vez realizadas todas las técnicas propias de la tanatopraxia para arreglar y reparar las partes dañadas, se procede a aplicar la tanatoestética para adecentar al difunto estéticamente, afeitando, peinando y colocándole una vestimenta adecuada.

Colocar en el féretro y maquillaje

Por último, se coloca el fallecido en el féretro y se le aplica el maquillaje final. Este paso siempre es el último.

El tanatopractor necesitará aproximadamente 1 hora para realizar todo el procedimiento, aunque el tiempo empleado dependerá de los daños de la persona fallecida y del nivel estético que se quiera conseguir, siempre preservando la naturalidad de la persona en vida y trabajando desde el respeto y la dignidad del fallecido.

>> Posts relacionados: Tanatopraxia o cómo adecentar un cadáver

El proceso de preparación funeraria

postblog6

¿En qué consiste la preparación funeraria?

Este proceso consiste en disecar el cuerpo con un componente químico que se impregna en los tejidos, que los seca y los esteriliza. La yugular es el canal utilizado para aplicar este químico en el cerebro y en la cara.

A continuación se coloca un algodón en las cavidades corporales (nariz, boca…) con el fin de evitar la secreción de algunas sustancias residuales.

Para terminar con la desinfección del fallecido se hace una inyección vascular y de cavidad con soluciones y químicos germicidas solubles.

La finalidad de esto es acabar con los microorganismos que puedan producir muchas enfermedades.

Se extraen los órganos vitales con la ayuda de una cortadura desde la tráquea hasta el abdomen. El cuerpo se llena con algodón respetando siempre la estética del fallecido.

En el caso de que el fallecido presente mutilaciones o desfiguraciones, se inicia el proceso de restauración en el que se usan varias técnicas de cirugía, tapándose las heridas con una cera de aspecto muy similar al de la piel humana.

Si el difunto no tiene extremidades, éstas se reemplazan por objetos similares.

Tras todo este proceso lo que queda es el maquillaje, el peinado y la vestimenta. A continuación se le coloca en el ataúd y se presenta en las mejores condiciones a sus familiares.

>> Posts relacionados: Instrumentos de un tanatopractor